Las Vegas la ciudad del juego y de las luces

Sin lugar a dudas, Las Vegas es reconocida en todo el mundo gracias a la gran popularidad que poseen el juego legal y las apuestas, así como también la gran oferta y variedad de bebidas alcohólicas que se pueden conseguir a cualquier hora del día (un rasgo característico de toda Nevada) y la gran variedad de shows y espectáculos. En ese sentido, Las Vegas es elegida como escenario de los eventos más importantes del mundo, así como también locación de importantes filmaciones para cine y televisión. Sin embargo, su gran particularidad es que es la ciudad con mayor movimiento inmobiliario del mundo.

Lejos de quedarse con la nostalgia de sus tradicionales hoteles y casinos, muchos grandes íconos han sido tirados abajo y reemplazados por torres aún más grandes y glamorosas. Bajo el lema “abajo con lo viejo, arriba con lo nuevo , Las Vegas es una ciudad en constante movimiento y transformación, por lo que un turista que viaje luego de un par de años a la ciudad podría encontrarse con un panorama bastante diferente al que recuerda. Algunos museos de la zona se encargan de recolectar viejos anuncios y señales para conservar algo de esa mística del pasado.

 
×

Ahora bien, Las Vegas ha debido que reinventarse en los últimos años debido al fuerte crecimiento que han tenido los casinos online. Con propuestas novedosas que no tienen nada que envidiarle a los salones más tradicionales, hoy en día es posible jugar a la ruleta de casino desde cualquier lugar y en cualquier momento desde nuestro smartphone sin descuidar calidad, diversión y adrenalina. Es por ello que los casinos más importantes refuerzan su tradicional oferta con coctelería y cocina de primer nivel, shows en vivo y ofertas que compiten con las facilidades que ofrecen los casinos en línea.

 
Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.